Alcudia

Con una ubicación estratégica en el noreste de la isla, Alcudia es la antigua capital de Mallorca, una vibrante localidad costera de origen romano que invita a pasear y perderse por sus callejuelas repletas de historia y cultura.

Echando la vista atrás

Entre sus murallas, Alcudia guarda algunos de los capítulos más complicados de la historia de Mallorca. Antiguamente conocida como Pollentia, la ciudad estuvo habitada por fenicios, griegos y romanos y sufriría el ataque continuo de vándalos, árabes y bizantinos hasta que fuera dominada por los cristianos.

Recorriendo Alcudia

Alcudia cuenta con un importante patrimonio cultural y su casco histórico resulta ideal para perderse entre sus animadas callejuelas en las que se puede sentir la historia a cada paso.

El corazón de la antigua ciudad de Pollentia aún se esconde tras la protección de la antigua muralla que la envolvía tiempo atrás. Para descubrir la ciudad desde las alturas disfrutando de la vista de las casas señoriales y tiendas de la zona, es recomendable subir a la muralla para conseguir un plano general de las vistas.

Cada martes y domingo el mercado de Alcudia atrae a numerosos visitantes interesados en comprar productos locales, souvenirs, ropa y complementos.

En Alcudia se pueden encontrar numerosos restos romanos de la antigua ciudad romana de Pollentia, una ciudad planificada a la perfección de la que aún se conservan los restos del antiguo anfiteatro con algunas tumbas, además del antiguo foro y algunas zonas residenciales.

La zona más turística es el Puerto de Alcudia (Port d’Alcúdia), el puerto comercial más grande de Mallorca que funciona como punto de conexión de la isla con Menorca por medio del ferry.

Si queréis descubrir uno de los espacios naturales más destacados de Mallorca, nada mejor que adentrarse en el Parque Natural de s’Albufera, un área dominado por un gran pantano ideal para conocer la flora y la fauna características de las islas Baleares.

Playas de Alcudia

Como no podría ser de otro modo, la zona de Alcudia cuenta con varios kilómetros de costa formados por playas de grandes arenales y aguas claras y poco profundas ideales para alejarse del mundanal ruido.

Además de la conocida Playa de Alcudia, en la zona merece la pena destacar otras opciones como la Playa de Muro, Can Picafort o Cala San Vicente.