Pollensa

Localizado en el norte de Mallorca, a escasa distancia de la costa, Pollensa es un tranquilo municipio de 15.000 habitantes formado por agradables callejuelas que destilan historia y tradición, que destaca por los hermosos parajes naturales que lo envuelven.

Echando la vista atrás

Pollensa tiene su origen en el periodo talayótico, hace más de 3.000 años. Al igual que otras localidades cercanas como Alcudia, Pollensa sufrió numerosos avatares entre los que merece la pena destacar el ataque de las tropas moriscas en 1550, una dura batalla entre moros y cristianos que hoy en día continúa celebrándose cada año sin falta.

Tiempo después sería habitada por los romanos, quienes la convertirían en la capital de las Islas Baleares (Pollentia) y dejarían su huella en forma de construcciones como el puente romano que abastecía de agua la ciudad, del que aún se conservan restos.

A lo largo de los siglos Pollensa sería conquistada y reconquistada en repetidas ocasiones, por lo que se trata de una localidad con una historia y una cultura muy ricas que resulta atrayente para todo tipo de artistas y se ha convertido en un auténtico imán y lugar de inspiración para músicos y escritores.

Después de numerosos años sobreviviendo gracias al cultivo de los productos de la tierra y el mar, a principios del siglo XX Pollensa comenzó su expansión para convertirse en uno de los principales destinos turísticos de Mallorca.

Qué ver en Pollensa

Resulta un placer pasear por las tranquilas callejuelas adoquinadas de Pollensa y a cada paso nos encontramos con edificios históricos y espacios cargados de cultura, además de agradables tiendas y restaurantes en los que merece la pena hacer un alto en el camino.

Estos son algunos de los lugares que no podéis pasar por alto durante una visita a Pollensa:

El Calvario

Con un nombre que describe a la perfección la terrible experiencia de subir los 365 escalones de piedra que llevan hasta la parte superior, el Calvario es uno de los principales lugares que ver en Pollensa. La subida hasta esta pequeña iglesia del siglo XVIII resulta agotadora especialmente durante los días más calurosos, pero el esfuerzo tiene su recompensa al llegar a la cima, ya que las vistas desde el templo resultan espectaculares.

Plaza Mayor

Presidida por una imponente iglesia parroquial del siglo XVII, la Plaza Mayor de Pollensa es uno de los principales escenarios del pueblo, un espacio agradable ideal para disfrutar de un café en sus tranquilas terrazas o bien sumergirse en el bullicio del mercado de los domingos.

Puerto

El Puerto de Pollensa es uno de los puertos deportivos más importantes de Mallorca y constituye el escenario ideal para disfrutar de infinidad de actividades acuáticas, o simplemente pasear y disfrutar de una agradable comida junto al mar.

Playas y calas

  • Los alrededores de Pollensa cuentan con numerosas playas de gran belleza entre las que merece la pena destacar la Cala de San Vicente.

En la zona del puerto se encuentran algunas playas urbanas como la Playa Llenaire, aunque la mayoría prefieren perderse en algunos rincones de gran belleza natural que se extienden a lo largo del trayecto hasta el Cabo de Formentor, como es el caso de Cala Murta, Cala en Feliu o Cala Figuera.