Isla Dragonera

Isla Dragonera

Localizada a menos de un kilómetro de Mallorca, Dragonera es una isla para los amantes de la naturaleza y el senderismo, un lugar para aquellos que buscan parajes inexplorados y paisajes vírgenes en los que el tiempo parece haberse detenido.

Durante los años 70, se realizó un proyecto de urbanización para convertir Dragonera (Sa Dragonera) en una lujosa isla con hotel, puerto y casino, pero los grupos ecologistas lograron frenar las obras y nunca llegaron a llevarse a cabo. Después de esto, el gobierno compró la isla y sus islotes y fueron declarados parque natural.

Actualmente Dragonera es una isla inhabitada, pero aún se conservan antiguas instalaciones como la del gallinero, el palomar, o pequeños almacenes que en la actualidad se utilizan para atender a los visitantes o como refugio para los guardas que trabajan en la isla.

Qué ver en Dragonera

Una vez en el embarcadero, lo más recomendable es perderse por la isla, aunque existen cuatro senderos con rutas marcadas que conducen a los mejores miradores y lugares de interés de Dragonera.

  • Faro de Tramontana: Con una hora de duración entre ida y vuelta, la ruta más corta que se puede realizar desde el puerto llega hasta el Faro de Tramontana, un punto elevado desde el que se obtienen espléndidas vistas de la costa de Mallorca desde la distancia.
  • Faro Viejo (Faro Vell): Construido en 1850, el antiguo faro de la isla, conocido como Faro de Na Popia, se vio forzado a luchar contra las nubes y la niebla durante años, por lo que finalmente cayó en el abandono. Se trata de un agradable balcón que ofrece vistas de pájaro sobre Mallorca y la inmensidad del Mediterráneo.
  • Faro de Llebeig: Otra de las opciones para los que disponen de bastante tiempo en la isla, ya que el recorrido lleva tres horas de trayecto entre ida y vuelta, es el camino que lleva hasta la Torre de Llebeig, un antiguo puesto de vigilancia que se construyó para proteger el territorio de la llegada de piratas.
  • Punta de na Miranda: Se trata de una de las rutas más sencillas que se pueden realizar en Dragonera, ofrece hermosas vistas sobre cala Lladó y las antiguas áreas de cultivo.

Gracias al excelente estado de conservación de Dragonera, esta cuenta con una flora y fauna endémicas entre las que destacan especialmente los pequeños “dragones” que dan nombre a la isla, además de diferentes familias de aves.

Los escarpados acantilados de la isla Dragonera hacen que no abunden las calas y playas, por lo que los visitantes que quieren disfrutar de las aguas claras que rodean la isla suelen reunirse en torno a la pequeña cala que se encuentra junto al puerto.

Cómo llegar a Dragonera

La única forma de llegar a la isla Dragonera es en barco. A continuación, os indicamos las diferentes opciones:

Excursión organizada

Durante el recorrido de la excursión a la isla Dragonera se realizan diferentes paradas para hacer snórkel en las que podréis disfrutar de las aguas claras del Mediterráneo saltando desde el barco, además de disfrutar de una agradable comida a bordo antes de atracar en la isla.

Ferry

Durante la temporada alta los barcos ofrecen salidas desde San Telmo cada 30 minutos entre las 9:45 y las 14:15 horas (el resto de los meses los horarios se ven bastante reducidos y durante el invierno no se ofrece servicio). El trayecto tiene una duración de unos 20 minutos y el precio del billete es de 13€ incluyendo la ida y la vuelta.

Es importante tener en cuenta que el número de personas que pueden entrar en la isla cada día está limitado para evitar problemas de masificación.

Una isla para perderse y encontrarse

Si estáis buscando un entorno natural inexplorado y apenas tocado por la mano del hombre, la excursión a Dragonera es la elección ideal para disfrutar de un día lejos del ruido y las prisas. Si por el contrario estáis buscando una isla cómoda de recorrer para tumbaros y disfrutar de la playa, la excursión a la isla Dragonera no es lo que estáis buscando.