Cabrera

Con un peculiar nombre que surgió gracias a las cabras montesas que habitaban la isla tiempo atrás, Cabrera forma parte de un archipiélago inhabitado localizado en el sur de Mallorca en el que se reúnen historia y naturaleza en estado puro.

Compuesto por 18 islas e islotes, el Archipiélago de Cabrera está localizado 15 kilómetros al sur de Mallorca. En sus terrenos se encuentran más de 450 especies botánicas y unos 200 tipos de peces que disfrutan de sus excelentes fondos marinos, además de ser un excelente lugar de escala para la migración de más de 150 tipos de aves.

Echando la vista atrás

Con la llegada de la Guerra de la Independencia en 1808, gran parte de los prisioneros franceses fueron trasladados a la isla de Cabrera. Tras un largo viaje de penurias y hacinamiento envuelto por diversas tempestades, los que lograron sobrevivir a las enfermedades llegarían a su nuevo hogar.

A pesar de no contar con una prisión como tal, la isla se convirtió en una prisión en su totalidad. La comida llegaba con cuentagotas cada cierto tiempo desde Mallorca, hasta que, tras un intento de los presos de secuestrar el barco, los suministradores se negaron a volver.

Pasaron varios meses sin que se repusiera el servicio y la vida en la isla se convirtió en un auténtico infierno en el que sobrevivían a base de plantas que en ocasiones eran venenosas, e incluso se cree que se llegó a practicar el canibalismo.

En 1814 se firmó la paz y los pocos presos que lograron sobrevivir fueron liberados.

En este momento la isla quedaría dominada por el ejército, aunque las tierras pasaron a ser alquiladas para su aprovechamiento agrícola.

La presencia militar ha estado presente en la isla prácticamente desde que tiene memoria hasta el año 1999. Al ser utilizada como campo de maniobras y zona de prácticas de tiro, la isla lograría mantenerse prácticamente virgen e inhabitada escapando de la especulación inmobiliaria, y en 1991 fue declarada Parque Nacional Marítimo Terrestre.

Qué ver en Cabrera

Envuelta por numerosas leyendas y con un inminente carácter histórico, Cabrera es un remanso de paz, un espacio virgen que se conserva prácticamente intacto para mostrarse sin vergüenza ante los ojos de sus ávidos visitantes.

En la isla podréis disfrutar de pequeñas playas prácticamente vacías y de un entorno natural que merece la pena explorar. Estos son algunos de los lugares que podéis ver si os decidís a visitar Cabrera:

Castillo de Cabrera

Contemplando la isla desde las alturas como un vigía incansable, el castillo es una de las principales atracciones de la isla de Cabrera. Además de mantenerse siempre visible como un imponente torreón que crece a medida que nos acercamos al puerto, la fortificación forma parte de la historia de Mallorca y ofrece espectaculares vistas panorámicas.

Museo de Cabrera

El museo de Cabrera ofrece un panorama completo para conocer la isla, mostrando su evolución a lo largo de la historia. En el jardín botánico se puede ver una completa selección de las plantas de la isla.

Cueva Azul

  • Con un fondo claro, aguas cristalinas y una luz que le aporta un aspecto de ensueño, la Cueva Azul de Cabrera es un lugar mágico especialmente a última hora de la tarde, cuando los rayos de sol se cuelan por su pequeña entrada para llenarla de luz y brillo. Si os animáis a hacer snórkel disfrutaréis de una experiencia inolvidable.

Para disfrutar al máximo del carácter “salvaje” de la isla al más puro estilo Robinson Crusoe, son muchos los que eligen llevar algo de comer, aunque también encontraréis una pequeña cantina en la que se pueden tomar algunos snacks.

Cómo llegar a Cabrera

Como no podría ser de otro modo al tratarse de una isla, la única forma de llegar hasta Cabrera desde Mallorca es en barco. El puerto más cercano y desde donde suelen hacer las salidas la mayoría de los barcos es el de Colonia de Sant Jordi.

El tiempo de trayecto varía en función del tipo de barco en el que se realice la excursión, aunque, como ocurre con la mayor parte de las cosas importantes de la vida, lo más importante es disfrutar del viaje. El trayecto os ofrecerá la posibilidad de divisar Mallorca desde la distancia que ofrece el mar, además de contemplar el majestuoso paisaje formado por las peculiares islas del Archipiélago de Cabrera.

Podéis ver toda la información y reservar la excursión a Cabrera en este enlace:

Lugares próximos

Playa Es Trenc (23.9 km) Cala Pi (26.4 km) Capocorb Vell (30.5 km) Lluchmayor (39.3 km) Playa de El Arenal (46 km)