Lluchmayor

Emergiendo entre las montañas como una agradable sorpresa, Lluchmayor es un pueblo con calles que destilan historia, cultura y tradición. Si bien es menos popular que otras localidades cercanas, se trata de un destino cargado de encanto.

Quizás sea un lugar menos turístico que los otros pueblos de la zona, pero por ello es una visita interesante para alejarse de las poblaciones y atracciones más populares y disfrutar de la otra cara de Mallorca.

Qué ver en Lluchmayor

  • Mercado: Con todo tipo de productos típicos y una excelente muestra gastronómica de lo que la isla tiene para ofrecer, el mercado semanal de Lluchmayor es uno de los más grandes y populares de Mallorca.
  • Capocorb Vell: Muestra del pasado de la isla y parte imprescindible de su historia, el popular yacimiento prehistórico de Capocorb Vell destaca por su excelente estado de conservación.
  • Faro de Cap Blanc: El Faro de Cap Blanc es uno de los lugares más mágicos y misteriosos de la zona sobre el que se formulan multitud de leyendas. Aunque no está abierto al público, merece la pena acercarse para disfrutar de las excelentes vistas.
  • Playas de Llucmayor: La costa de Llucmayor cuenta con hermosas playas de color azul intenso envueltas por un entorno de rocas y arena entre las que destacan especialmente Cala Pi y Cala Brava.
  • Santuari de Cura: Desde el Santuari de Cura se obtiene una de las vistas más impresionantes de toda la isla, un lugar privilegiado al que se llega sin problemas a pie desde el centro del pueblo.
  • Campos de cultivo: Uno de los principales activos del pueblo, además del turismo, es su agricultura. En las inmediaciones se encuentran numerosos campos entre los que destacan los destinados al cultivo del albaricoque y la almendra, ambos con frutos de gran calidad.