San Telmo

San Telmo es un antiguo pueblo de pescadores localizado en el oeste de Mallorca, frente a la isla de Dragonera. Entre sus encantos destaca su carácter calmado e inalterable a pesar de haberse convertido en un importante centro turístico.

Echando la vista atrás

Arrasado por bandidos y piratas, San Telmo fue uno de los principales focos de entrada durante las diferentes invasiones que se produjeron en la isla.

Con el paso de los años San Telmo pasaría a convertirse en un entorno tranquilo y estable, un pequeño pueblo de pescadores que iría evolucionando en un tranquilo y acogedor pueblecito con un importante valor histórico que cuenta con una variada oferta de bares, restaurantes y tiendecitas que actualmente vive del turismo, pero que aún conserva su carácter calmado.

Qué ver en San Telmo

Actualmente San Telmo (Sant Elm) vive del turismo, aunque una de las principales actividades del lugar continúa siendo la pesca. Esta encantadora localidad formada por casas de veraneo y espacios residenciales debe su nombre al santo patrón de los marineros y aún conserva su puerto pesquero que en la actualidad comparte su espacio con una zona reservada a las actividades náuticas.

  • Playas y calas: Como no podría ser de otro modo, la costa de San Telmo cuenta con hermosas playas ideales para disfrutar de atardeceres interminables entre las que se encuentran Sa Petita, Cala en Basset o Sa Gran.
  • Torre de Cala en Basset: Construida durante el siglo XVI como parte del conjunto de torres de defensa instaladas para proteger Mallorca de los ataques piratas, la Torre de Cala en Basset ofrece excelentes vistas de la costa y de la cercana isla de Dragonera.
  • Torre de Sant Elm: Localizada en una colina, esta torre de defensa y vigilancia ha contado con numerosas funciones a lo largo de su historia, entre las que destacan las de capilla y hospital.
  • Espacios naturales: San Telmo se encuentra envuelto por un codiciado entorno natural que por fortuna se encuentra muy bien conservado, por lo que ofrece la oportunidad perfecta para desconectar en una de las zonas con más vegetación de la isla.
Si visitáis San Telmo a principios del mes de agosto, podréis disfrutar de una de las fiestas más esperadas en la ciudad, ya que es cuando tiene lugar la tradicional batalla de moros y cristianos en la playa.