Playa de Formentor

Playa de Formentor

La playa de Formentor es una playa de extrema belleza con una apasionante mezcla de aguas cristalinas y calmadas y una bulliciosa tranquilidad envuelta por un impresionante entorno natural de carácter salvaje.

Una de las mejores playas de Mallorca

La espectacular playa de Formentor es una de las mejores playas de Mallorca. Su ubicación en uno de los parajes vírgenes más recónditos de la isla la enmarca en un espacio mágico que enamora a todo aquel que la visita.

Ubicada en el Cabo de Formentor, la playa cuenta con una estrecha franja de arena de cerca de un kilómetro de longitud rodeada por un bosque de pinos, que resulta ideal para cobijarse durante los días más calurosos del verano. A pesar de que en temporada alta suele estar bastante llena de gente, se trata de un entorno bastante tranquilo.

Uno de los puntos más llamativos de la playa es el carismático Hotel Formentor, un lujoso establecimiento ubicado en primera línea de playa que fue inaugurado en 1930 y desde el primer momento se convirtió en un auténtico imán para todo tipo de celebridades.

Cómo llegar a la playa de Formentor

La playa de Formentor es una de las más bellas de la isla y su recóndita ubicación le aporta aún mayor encanto si cabe. Como ocurre con el resto de las playas, es posible llegar en barco, aunque las formas más comunes de llegar hasta la playa de Formentor son en coche, utilizando el aparcamiento cercano (no es una opción económica si vais a pasar mucho tiempo allí), o bien en autobús desde el Puerto de Pollensa.

Es recomendable aprovechar la visita a la playa de Formentor para conocer algunos de los lugares más interesantes de la isla que se encuentran en los alrededores. Siguiendo la carretera y atravesando decenas de curvas imposibles, os encontraréis cara a cara con el Faro de Formentor, una terraza con vistas al majestuoso entorno natural del Cabo de Formentor.

Si aún tenéis tiempo suficiente y os alojáis en otra parte de Mallorca, podéis aprovechar que os encontráis en la zona para visitar la cercana localidad de Alcudia. La antigua capital de Mallorca es una agradable ciudad amurallada en la que aún se encuentran numerosos restos romanos.