Deià

Lugar de refugio e inspiración para todo tipo de artistas gracias a su carácter agradable, su quietud y su inmejorable localización con vistas al Mediterráneo, Deià es uno de los pueblos con más encanto de Mallorca.

El valle en el que se encuentra Deià ha sido habitado desde la prehistoria y cuenta con una gran variedad de cuevas a lo largo de su extensión por el monte. Estos lugares sirvieron de cobijo para los primeros colonos de la isla de Mallorca.

El manto de vegetación que envuelve Deià forma parte del Parque Natural de la Tramontana, un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO debido a la variedad y riqueza de su flora y fauna.

Qué hacer en Deià

Playas y calas: La playa más cercana al pueblo es Cala Deià, un pequeño entrante que se extiende sobre un manto de grava y rocas que la hacen algo incómoda. Cuenta con la ventaja de que no suele estar masificada.

Senderismo: Debido a su localización y a la belleza natural de la zona que rodea Deià, resulta un destino perfecto para los amantes del senderismo y los paseos en ruta. Algunas de las rutas más populares son las del Monasterio Miramar y Sa Foradada.

Casa Museo Son Marroig: Ubicada en un paraje espectacular con vistas extraordinarias al Mediterráneo, fue creada en 1927 para mostrar la vida del Archiduque Luis Salvador, uno de los principales personajes en el panorama cultural de la historia de Mallorca.

Museo Arqueológico de Deià: Uno de los lugares más visitados del pueblo, ofrece información muy interesante sobre el pasado prehistórico de las Islas Baleares.